• EN TORNO AL VESTIDO Y A LA EXPERIENCIA DEL VESTIR EN LA SOCIEDAD TRADICIONAL

    ¿Qué entendemos por tradición y por sociedad tradicional? Sin duda, los más competentes historiadores y etnólogos interrogados por esta pregunta contestarían que, en efecto, aunque es difícil trazar una frontera nítida sobre lo que es “tradicional”, se podrían calificar como tales los pueblos o minorías autóctonas de todo el mundo que conservan todavía unos fuertes vínculos con formas culturales premodernas y no industriales.2....

    Pero, además, que un segundo campo de investigación al respecto se podría asociar con toda sociedad, pues cada sociedad tiene su propia historia y su propio folclore, y así mismo, han preservado algunas de sus antiguas tradiciones: A lo que debe sumarse que dichas tradiciones puedan pervivir en el presente y sea posible rastrearlas hasta cierto punto: costumbres, artesanías, gastronomía, prendas de indumentaria, música…, anteriores tanto al proceso de fabricación en serie como a las formas de uniformización cultural, producto de la globalización y del consumo de masas actual.

    Por todo ello, dado el interés antropológico de la exposición que presentamos con este catálogo, hemos considerado fundamental relacionarla con una serie de temas históricos y etnográficos que nos aportan nuevos elementos de reflexión y de valoración de los contenidos de la muestra. Por lo que en el presente catálogo-libro (y según aparecen en el índice) vamos a considerar varios textos temáticos, los cuales nos pueden ayudar a comprender de forma contextualizada la recreación museográfica relacionada con la indumentaria tradicional.

    Ahora bie1..n, con esta muestra no sólo queremos sacar a la luz una serie de prendas tradicionales o extraordinariamente valiosas, sino también contemplar este mundo complejo de relaciones en que se halla inmersa la experiencia del vestir en aquella sociedad rural pretérita que representaba al mundo tradicional.

    Y, en este sentido, el proyecto que desarrolla dicha exposición viene a cubrir un importante vacío expositivo respecto a la colección etnológica sobre el vestido y la indumentaria tradicional de Rojales.; pues, dicha muestra pretende realizar, ante todo, una puesta en valor de las prendas del vestir tradicional, entre las que cabe señalar una primera sección con las indumentarias completas femeninas y masculinas tradicionales (trajes de gala o ceremoniales y ropa de vestir y de trabajo) y sus complementos de vestuario (calzados, sombreros, sayas, manteos, joyería, peinetas, abanicos, pañuelos…). Y junto a ello, se recogen también testimonios gráficos relacionados (grabados, pintura, fotografías, etc.), a los que se suman instrumentos de oficio usados (bordadoras, costureros, agujas de hacer ganchillo, máquinas de coser, planchas, etc.).

    Por otra parte, una nueva sección de la muestra está constituida por el conjunto de trajes especiales que representan el ciclo vital tradicional o las etapas de la vida en el contexto socio-cultural popular: representados por los trajes de cristianar del bautizo, los trajes de primera comunión (o de investidura adolescente), los trajes de boda del matrimonio y, finalmente, tras la muerte y los funerales, los trajes de luto.

    Aparte de ello, forma parte también de esta gran ambientación temática, dedicada al vestido tradicional, una amplia representación de ejemplares textiles relacionadas con la indumentaria infantil (cubrepañales de tela, vestidos de niña/o, camisetas, faldones…). Y, finalmente, otra parcela perteneciente al ajuar popular que aglutina una muestra de piezas de uso doméstico entre las que destacan: los juegos de toallas de algodón adamascado, tapetes o tendías de mesa, tendíos de artesa, trapos de pan, trapos y tapaores de tinajero. Todo ello debidamente identificado y que hasta el momento no se habían expuesto al público.
    Pero además, la muestra desarrolla otras dos secciones diferenciadas de carácter monográfico. En la primera sección se podrá observar, en primer lugar, una muestra de objetos de inspiración y devoción religiosa, relacionados con la industria textil y la indumentaria eclesiástica (casullas, estolas y hábitos de culto), incluyendo un conjunto de vestiduras artesanales de imágenes religiosas de pasos de Semana Santa. Mostrándose también una escultura tallada, en madera, del siglo XIX, correspondiente a la figura de la Virgen de la Inmaculada. Respecto a esta magnífica escultura, relacionable con la escuela murciana de Salzillo, y peculiar representante de la simbología y la iconografía artístico-religiosa del siglo XIX, hay que señalar que se llevó a cabo su restauración y recuperación el año pasado financiada por el Ayuntamiento de Rojales. Dicha talla de madera, procedente de la Ermita de Lo Marabú, está además vestida con ricas telas de seda bordada con hilos de oro dibujando modelos florales simbólicos.3

    Y, en la segunda sección, se muestra al visitante una colección de vestidos relacionada con la fase de nuevas modas que comienza a difundirse alrededor de la década de 1940. Fase que señala, en el medio rural, el momento en el que se produce la mayor influencia y participación de talleres de modistas y sastres en la confección artesanal de vestidos para la población.

    Finalmente, hemos creído conveniente asociar la Exposición con un muestrario de trabajos y prendas (bordados, encajes de bolillos, piezas de ganchillo…) salidas de las manos de la Asociación de Bolilleras de Rojales y otras artesanas de la localidad. No hay duda de la importancia de incorporar esta nueva sección desde todos los puntos de vista; pero, especialmente, porque de forma “viva” nos vuelven a entroncar con la tradición artesana propia, además de ser un ejemplo ante la posibilidad de rescatar otros oficios singulares.

    Esperamos que esta Exposición permita recuperar y dar a conocer, definitivamente, el rico vestuario tradicional de las colecciones etnológicas de los Museos de Rojales.

    libro-catalogo
    Descárguese gratuitamente el Libro-Catálogo de la exposición haciendo click en el enlace:

     

    Descargar Libro